Cómo conocer la versión de Ubuntu que tenemos instalada

Cómo conocer la versión de Ubuntu que tenemos instalada

Ubuntu es una de las distribuciones Linux más conocidas en todo el mundo, un una de las más utilizadas, una distribución muy estable y que ofrece muy buen rendimiento.

En ocasiones, es necesario conocer la versión de Ubuntu que tenemos instalada para ver la compatibilidad con algún otro software. Como no todo el mundo sabe cómo sacar esta información, hoy os queremos hablar de dos métodos diferentes que os permitirán conocer este dato.

Desde el entorno de escritorio

Ver la versión desde el entorno de escritorio es uno de los métodos más sencillos y rápidos, más para los usuarios que estén acostumbrados a trabajar con sistema operativo Windows donde el entorno visual es fundamental. En este caso, para conocer la versión de Ubuntu abría que seguir los siguientes pasos:

  1. Primero iríamos a la app Preferencias del sistema.
  2. Una vez dentro, hay que buscar el apartado Administración del sistema. Este suele estar en el lateral izquierdo de la ventana que estemos viendo.
  3. Ahí pulsaremos sobre Información del sistema.
  4. Una vez dentro, veremos la versión de Ubuntu que tengamos instalada, así como otra información relacionada con el sistema.

Conocer la versión desde la línea de comandos

Trabajar desde la línea de comandos es uno de los principales problemas a los que se tienen que enfrentar los usuarios que están acostumbrados a moverse mediante ventanas, pero ejecutar instrucciones desde esta línea puede agilizar mucho determinadas acciones. Un ejemplo es conocer la versión del sistema que tengamos instalada. Veamos cómo hacerlo.

  1. Lo primero será abrir el terminal.
  2. Ejecutaremos el comando «lsb_release -a». Es importante no poner las comillas dobles. Una vez escrito, pulsaremos el intro para que se ejecute. La información se mostrará por pantalla de forma inmediata. También está la opción del comando «neofetch», que mostrará la información de un modo más gráfica.

Independientemente del método que se utilice, el resultado final es el mismo. Utiliza aquel con el que te sientas más cómodo.